flores [640x480]Al sur de Lima, a dos horas en autobús, en la provincia de Cañete se encuentra Santa Cruz de Flores, un paraje verde en medio de tierras desérticas y en las cercanías del mar. Lamentablemente el terremoto del 15 de agosto del año pasado también causó daños por aquí. Hoy se trabaja en la reconstrucción (lenta) para volver a la normalidad, para hacer habitables aquellos espacios caídos.

Flores guarda muchas historias que contar, una de ellas es una curiosa leyenda que le atribuye la responsabilidad a una mula, de haber casi guiado a su dueño a este lugar, para luego ser habitado:

Iba un arriero a comercializar sus productos entre dos pueblos y en algún lugar, una de sus mulas apartándose del grupo se habría perdido. Por no perder tiempo el hombre no fue tras el animal. Pero de regreso, una vez echa la compra y venta de productos en el pueblo contiguo, pasó a buscarlo. Se sorprendió al encontrar al animal sano y salvo en medio de un paraje verde que además tenía un río hermoso, que daba vida a aquel lugar.

De regreso a su pueblo el hombre comentó lo sucedido a su gente y les habló de este lugar en el que su animal perdido no había muerto, ni de hambre ni de sed y les habló también de cuan posible sería la vida en aquella tierra donde por su verdor y fertilidad podrían sembrar lo que quisieran. Cuenta esta leyenda que fue así como el lugar se fue poblando y llenando de cultivos que hoy abastecen con su producción a una gran parte del país. En Santa Cruz de Flores se produce vino y pisco aun con proceso artesanal. En las chacras hay uvas, peras, manzanas, albaricoque, maní, ciruela, yuca, camote.

Distrito de Santa Cruz de Flores

plaza flores

Santa Cruz de Flores, es uno de los dieciséis distritos que conforman la provincia peruana de Cañete en el departamento de Lima.

Ubicada a una hora al sur de la ciudad capital de Lima, fue creado como distrito el 27 de diciembre de 1922.

Es uno de los distritos cañetanos con mayores atractivos en sus paisajes, ambientes campestres y fértiles tierras productora de una diversidad de frutas. Un buen ejemplo es el caserío de San Vicente de Azpitía, llamado el “Balcón del cielo”, pues desde allí se tiene una buena vista del valle de Mala, se caracteriza por su excepcional producción vitivinícola.

Tagged with: